Día #12 Supera tu miedo

Hoy vas a aprender a neutralizar el poder que el miedo tiene sobre ti y a confiar en que la vida te cuidará.
Mírate al espejo, respira profundo y mándale un beso a esa persona maravillosa que te está mirando. Cada día te vuelves más fuerte. Dale las gracias al espejo por ayudarte a liberarte de tu pasado y a reflejar pensamientos más positivos hacia ti. ¡La vida te ama y yo también!
Hoy tu trabajo del espejo es sobre una emoción que puede impedirte que te ames, que perdones a los demás y que tengas la vida  feliz que te mereces.  Esta emoción es el miedo.
El  miedo es la falta de confianza en ti mismo. Cuando empieces a superar  tu  miedo, podrás empezar a confiar en la vida. Empezarás a confiar en que la vida cuida de ti.
¿Cuánto poder le concedes a tus miedos? Cuando surge un pensamiento de miedo es porque, en realidad, está intentando protegerte. Cuando tienes miedo físicamente, la adrenalina corre por tu cuerpo para protegerte del peligro, y lo mismo sucede con el miedo que creas mentalmente. Te aconsejo que cuando hagas el trabajo del espejo le hables a tu miedo. Que puedas decir: «Sé que quieres protegerme. Aprecio que quieras hacerlo. Y te doy las gracias». Reconoce su intención de protegerte.
A través de la observación de tus miedos y dirigiéndote a ellos en tu trabajo del espejo empezarás a  reconocer que tú no eres tus miedos. Cuando tienes miedo, recuerda que no te estás amando ni confiando en ti mismo. La causa de tus miedos suele ser la creencia de que no eres lo bastante bueno. Pero cuando te amas y te apruebas incondicionalmente, puedes empezar a superar tus temores. Haz todo lo que puedas para reforzar tu corazón, tu cuerpo y tu mente. Recurre a tu espejo y al poder que hay en tu interior.

Afirma: Todo está bien. Todo sucede para mi máximo bien. Estoy a salvo. El amor es mi fuerza. Sólo el amor es real.

Ejercicio del trabajo del espejo para el día 12

  1. ¿Cuál es tu mayor  temor  en  estos  momentos?  Escríbelo en una nota adhesiva y pégala en el lado izquierdo de tu espejo. Reconoce este miedo. Dile: Sé que tu intención  es  protegerme. Valoro que quieras ayudarme. Gracias. Ahora te dejo marchar. Te libero y estoy a salvo. Ahora coge la nota  adhesiva, rompela y tirala a la basura o al  inodoro. Sea cual sea el sistema que utilices para liberarte del miedo, el secreto está en no aferrarte a él.
  1. Vuelve  a  mirarte  al  espejo  y  repite  estas  afirmaciones:  Amo  y  confío.  El amor y la vida cuidan de mí. Soy uno con el Poder que me ha creado. Estoy a salvo. Todo está bien en mi mundo.
  2. Ahora mírate al espejo y observa tu respiración. Cuando tenemos miedo solemos retener la respiración. Si te sientes amenazado o tienes miedo, respira  conscientemente.  Haz  unas  cuantas  respiraciones profundas. La respiración te abre la puerta a un espacio en tu interior que es donde reside tu poder. Endereza tu columna, abre tu pecho y concede espacio a tu tierno corazón para que se expanda.
  3. Sigue  respirando  espontáneamente,  pero observando tu respiración. Mientras tanto, repite estas  afirmaciones: Te amo,  [nombre].  Te amo. Te amo de todo corazón. Confío en la vida. La vida me da todo lo que necesito. No tengo nada que temer. Estoy a salvo. Todo está bien.

El poder está dentro de ti: Tu ejercicio del cuadernillo para el día 12

  1. Escribe cuáles son tus grandes miedos clasificándolos en cada una de estas categorías: Familia, Salud, Profesión, Relaciones y Finanzas.
  2. Ahora escribe una o más afirmaciones positivas para cada uno de los miedos que has anotado.  Por ejemplo, si has escrito: Tengo miedo de enfermar y de no poder cuidar de mí mismo, la afirmación sería: Siempre atraigo toda la ayuda que necesito.

Tu pensamiento del corazón para el día 12:

Siempre estoy perfectamente protegido

Meditación Día #12

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.